Eran los primeros años de los 100 que América está próximo a cumplir. Era ya un equipo que había comenzado a cimentar su historia, aunque las bases aún eran endebles y los problemas latentes.

El legado que comenzó el 12 de octubre de 1916 con la conjunción de dos equipos, el Récord y el Colón, tendría uno de sus pasajes más curiosos y sobre todo que más han marcado su historia cuando, sin saber lo que el destino futbolístico le deparaba, se llamó igual que el que hoy es su acérrimo rival, Chivas.

“Hacia 1920 un grupo de jugadores deserta del América porque algunos querían seguir sus estudios y con la finalidad de mantenerlos juntos, el profesor Cenoz le cambia el nombre al equipo y le pone Unión”, relató Carlos Calderón, historiador deportivo.

“El Guadalajara cuando nace lo hace como Club Unión y lo hace con extranjeros, pero a partir de 1908 pasa a ser el Guadalajara ya con puros mexicanos; al revés de lo que fue América, que nació con mexicanos y después ya pasa a tener jugadores de diferentes nacionalidades aunque en algún momento con el mismo nombre”.

Junto a Mediotiempo, Calderón rememoró los inicios de la tercera década del siglo XX cuando América tuvo por un tiempo, el nombre con el que Chivas había nacido varios años atrás y por paradójico que haya sido, con la misma filosofía que hoy es quizás la más grande identidad del Rebaño Sagrado.

Y es que más allá de que América ya comenzaba a encontrar su identidad con el crema y el azul, a tener su insignia con el escudo que fue obra de Pedro “Cheto” Quintanilla, el hecho de ser un equipo amateur no lo alejaba de los problemas que lo orillaron a llamarse igual que en su momento se llamó Chivas.

Fuente: MEDIOTIEMPO.COM