lunes, 25 de agosto de 2014

El día que los blancos robaron La Cibeles


El 5 de Septiembre de 1962, la Plaza de Cibeles tuvo su primer encuentro con el fervor del futbol. Ante los ojos de la Diosa sucumbieron miles de hinchas blancos y rojo inundando las calles prodigiosas de la capital española. El Atlético acababa de doblegar 3-0 a la Fiorentina de Italia por la final de la Recopa europea en el Neckarstadiom de Stuttgart, lo que significó su primer título continental. Esa noche, los ‘indios’ encontraron en Cibeles un templo digno para celebrar arropándola entre sus canticos y colores.

La década de los 70’s hizo de la fuente un búnker rojiblanco donde su afición se acogía para celebrar los triunfos del equipo; asimismo, se convirtió en el lugar predilecto para gritar a los cuatro vientos su euforia por el futbol.

Los años venideros representaron una escases de títulos del conjunto colchonero. Entonces, la Fuente de Cibeles fue arrebatada, hurtada y saqueada como auténtico festín. Los blancos llegaron como usurpadores del balompié, tomaron algo que no era suyo, y convencieron a una Diosa de traicionar su naturaleza y su instinto que la convirtió en el deseo de una ciudad que venera al futbol.

Los mercenarios tenían nombre y apellido, ‘La Quinta de Buitre’ era liderada por Emilio Butragueño, Juanito, Valdano, Santillana y por último el mexicano, Hugo Sánchez. Una época de oro para la casa merengue. Acumularon cinco ligas consecutivas e importantes récords.

Una década es una eternidad. Aquel 29 de Junio de 1991 fue un épico precedente para la afición rojiblanca; vencieron 1-0 al Mallorca en la final de Copa. La euforia de lo aficionados debía ser liberada; sin embargo, veían la Cibeles demasiado merengue. Por los alrededores de Hipómenes y Atalanta, los leones que tiran del carro de la Diosa, corren aguas contaminadas por la inmundicia blanca. “Estaban infectadas después de que los madridistas se hayan estado bañando en ellas durante cinco años seguidos”, sentenciaron los seguidores colchoneros a los medios de comunicación.

Sus sueños y esperanzas se encaminaron 600 metros más abajo, junto al dios de los mares, Neptuno. El hijo mayor de Saturno y Ops resguardaría las noches mágicas de los fanáticos del ‘Atleti’. Los cobijaría bajo los años oscuros y los esperaría con jubilo en la celebraciones colchoneras.

Neptuno y Cibeles viven en una misma ciudad, pero representan filosofías totalmente distintas. Ella es merengue, galáctica y madridista. Él es indio, colchonero y rojiblanco. Ella fue arrebatada por unos rebeldes del futbol. Él los esperará cada noche para celebrar sus días de gloria. 
Este texto lo puedes encontrar
a través de juanfutbol.com:  http://juanfutbol.com/articulo/santicordera/el-dia-que-los-blancos-robaron-la-cibeles

miércoles, 20 de agosto de 2014

Van Gaal: Un dictador en Manchester


Pocos entienden el futbol como Louis van Gaal; es irreverente, analítico y eficaz. Su futbol siempre se ha caracterizado por su verticalidad, posesión de balón y su inteligencia en el parado defensivo. El sistema típico de un holandés.

Mientras Van Gaal disfrutaba de su mejor época con la Selección de Holanda; el United se regodeaba en la miseria esperando ser rescatado por un verdadero capitán.

El siempre cuestionado estratega ha generado expectación, no sólo por corromper la política de no extranjeros en el banquillo del Manchester United, sino por su cuestionada relación con los jugadores y medios de comunicación. Su carácter no es el mayor de sus atributos y su benevolencia con los jugadores es casi invisible. 
Luca Toni lo consideró un dictador, entre otras porque era capaz de exhibir a sus pupilos en público y en privado.

Poco importaba el peso histórico del jugador, sino encajaba en su filosofía y sistema de juego no podía continuar en su plantilla. Fue capaz de prescindir de elementos como Ronaldo, Rivaldo y Riquelme. Su indolencia se ha justificado a lo largo de los años, pues de la misma forma que desiste de sus estrellas, es perspicaz al descubrir los nuevos talentos como Xavi, Iniesta y Carles Puyol.

El hombre de 62 años ha ganado en todo país en el que dirige. Es un verdadero rebelde de las canchas. El éxito de su trabajo se basa en juego perfecto y total. Para Van Gaal el principal atributo está en la mente. “El espíritu es más fuerte que el cuerpo. Si tu equipo pierde, es culpa de la cabeza, del coco, no de las piernas. Si un jugador se lesionó es porque algo en la cabeza no funcionó bien”, señaló.

El reto es tan grande como su ingenio. Deberá conquistar a una isla que vive el futbol como ninguna otra. Su ego será la mejor compañía, así como su tan cuestionado y conservador 5-3-2. Disfrutaremos de la mejor versión de Louis van Gaal, acompañado de su inseparable libreta y de su inigualable forma de ver el futbol.

Este texto lo puedes encontrar también en juanfutbol.com http://juanfutbol.com/articulo/juskani/un-dictador-en-manchester

martes, 19 de agosto de 2014

De una tarde en el Cuauhtémoc a una noche en el Bernabéu



Pobre no es el hombre cuyos sueños no se han realizado, sino aquel que no sueña”, así lo dijo la escritora austríaca Marie Von Ebner cien años atrás, pero jamás descubriría la magnitud de sus palabras.

Para muchos será una noche cualquiera, no para Raúl, para él será una noche inolvidable. Han pasado 17 días desde aquella tarde memorable en el Cuauhtémoc, de aquel día en el que Jiménez inundó las portadas de la prensa lusa, quién pensaría que esa era su última tarde como americanista.

Durante días prevaleció la incertidumbre de saber el destino que le esperaba. La brújula apuntaba a Europa, precisamente a Portugal; sin embargo, el sueño se desvanecía tibiamente con el pasar de los días,  todo indicaba que Coapa seguiría siendo su casa por una año más.

El amisto frente al ‘Atleti’ significó más que una simple victoria americanista, fue el día en que el ‘Cholo’ encontró a su pieza que le faltaba, su nuevo Diego estaba frente a él. Tan grande fue la admiración que pasaron solamente cuatro días para poner al mundo del futbol de cabeza.

El sábado 2 de agosto las redes sociales se inundaron con la noticias del fichaje del joven americanista. Parecía increíble, días antes luchaba con jugar para el Porto y ahora lo haría para el Atlético de Madrid. Su nuevo destino debía ser inmediato, Simeone lo quería en su filas lo antes posible. El dinero no fue problema. Raúl se convirtió en el fichaje más caro de un mexicano a Europa.

Su viaje comenzó de inmediato, no tuvo tiempo de asimilar su llegada cuando ya se encontraba en una avión para disputar su primer partido. Su debut llegó en la final del Trofeo Carranza, así consiguió su primera gran alegría con el club colchonero.

El sueño aterrizó al minuto 79’ en el césped sagrado del Santiago Bernabéu, aquel mítico lugar donde se regocijan las grandes estrellas. Chocó con Sergio Ramos, y posteriormente lo hizo con Pepe. Corrió como si no hubiera un mañana, entristeció cuando se vio abajo en el marcador, y resucito cuando el marcador se empató.

Así, Raúl Jiménez vivió su primero roces con el primer mundo. El reto es tan grande como su sueño. Pero siempre ha demostrado fuerza ante las adversidades; debutó como delantero en un equipo acostumbrado a comprar estrellas de los goles; se convirtió en referente del club azulcrema; se coló en el viaje a los Juegos Olímpicos de Londres y fue campeón; Su madurez futbolística lo premió con el Mundial de Brasil. Raúl está hecho para los grandes retos. Deberá superar los logros de Hugo Sánchez y Luis García, así como escribir su propia historia como ellos alguna vez lo hicieron. Al final los tres fueron colchoneros a los 23.                      






jueves, 14 de agosto de 2014

El adiós a un crack




Por: Juan Carlos Sánchez Albarrán

Después de tantas especulaciones, que si se iba al fútbol portugués con dos de sus compatriotas o si permanecía en el Club América, el día 13 de agosto, Raúl viajó a Madrid para ser presentado como nuevo jugador del Atlético de Madrid para las siguientes seis temporadas.

Jiménez se presentó con el América, fue a la cancha del mítico Estadio Azteca y ahí vivió su último entrenamiento como americanista. Posteriormente, en las instalaciones del Club, le organizaron un asado para despedir al ariete y desearle éxito en su nueva etapa como colchonero.

Raúl Alonso Jiménez, ídolo americanista, emigra al viejo continente con un título de liga con las águilas, la medalla de oro conseguida con la Selección Mexicana en los pasados Juegos Olímpicos Londres 2012 y con la dicha y experiencia de haber jugado su primer Mundial en Brasil 2014.

Alrededor de las 18:40 Raúl Jiménez llegaba al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) para tomar el vuelo que lo llevaría a la capital española para realizar su sueño de triunfar con el actual campeón de la liga BBVA.

Entre tanto alboroto por los distintos medios de comunicación, en un principio a su llegada, Jiménez no podía descender de su vehículo para realizar los trámites necesarios y abordar su vuelo. Su padre se acercó al vehículo y le pidió a todos los camarógrafos y reporteros que le permitieran a su hijo salir del auto, bajar sus maletas y después de que documentaran las maletas y el jugador tuviera su pase de abordar, atendería a los medios, ya que por la hora, no le quedaba mucho tiempo y existía la posibilidad de que perdiera el vuelo.

El ariete mexicano, fue literalmente acechado hasta la parte de los mostradores de las aerolíneas por todos y cada uno de los medios de comunicación, quienes en un principio no entraron a dicha área de la terminal 1.

Los fans y seguidores del jugador lo siguieron hasta los mostradores de Ibería, aerolínea por la cuál viajaría a Madrid y ahí junto con los elementos de seguridad del AICM, comenzaron las fotos y los autógrafos por parte del jugador.

Los medios, intentando buscar la nota y conseguir palabras por parte del ídolo americanista, también llegaron hasta los mostradores de la aerolínea y de nuevo comenzaron los alborotos. Empujones entre todos los camarógrafos y los fans que seguían esperando su turno para que Jiménez les firmara alguna playera o un cuaderno, los elementos de seguridad no tuvieron opción mas que acordonar el área y sólo permitir el acceso de los familiares del jugador.

Los padres, el hermano, los abuelos y los tíos del jugador lo despidieron y le desearon mucha suerte en la nueva etapa que estaba por comenzar en la carrera del jugador. Con lágrimas en los ojos, Raúl se despidió de sus familiares y les agradeció el apoyo incondicional que le han brindado en los 17 años que estuvo como jugador del América y ahora en su inicio como jugador del Atlético de Madrid.

Raúl Alonso Jiménez de 23 años se une al legado que Hugo Sánchez y Luis García dejaron en el conjunto colchonero, quienes arribaron al club teniendo la misma edad.

No me queda más que desearle el mayor de los éxitos a un jugador que tiene todas las cualidades para poder triunfar en una liga de mucha exigencia, misma en la que el mismo Hugo Sánchez en su etapa como jugador del Real Madrid consiguió cinco pichichis, trofeo que se le otorga al máximo goleador de la liga española.

Y como olvidar la magnífica etapa de Rafael Márquez con el Barcelona con el cuál ganó absolutamente todas las competiciones en Europa.

 Por fin llegó el día, ahora es el turno de Raúl, quien reúne las características necesarias para escribir su propia historia y dejar huella en el Atlético de Madrid.


La suerte es para los perdedores... ¡Éxito crack!


Chivas apunta Netflix

Chivas TV sigue incrementado las opciones para que sus usuarios puedan disfrutar de los partidos del Rebaño. De momento, Claro Video ...